Sep
10
2014

Confesiones de la vuelta al cole




IMG_8453Me siento delante del ordenador tras un día agotador, estoy cansada pero necesito escribir. El blog para mí es un sitio en el que además de poner cosas bonitas, es mi vía de escape para la rutina diaria. Pues hoy ha tocado, me voy a confesar…

Esta vuelta al cole y a la rutina me está resultando dura, bastante dura. Volver a los horarios, a las rutinas, al invierno… sólo de pensarlo se me ponen los pelos de punta.

Estoy cansada. Cansada de que mi vida sea ” el día de la marmota” en la que el mismo día se repite en bucle una y otra vez. Me agota la rutina, el saber dónde vas a estar en cada momento y sobre todo el tener mi día milimetrado desde que me levanto, bastante pronto, hasta que me acuesto, bastante tarde…

Me vuelvo irritable y muchos días me descubro gritando a mis hijos constantemente, con cero paciencia, con mal humor, cansada y frustrada.

Trabajando y con tres niños pequeños es complicado, lo sé y además me considero muy afortunada por tener la familia que tengo, pero necesito cortar. Cortar con esa rutina constante, disfrutar de mi marido e hijos como se merecen y no con la lengua fuera corriendo y con prisas.

Se qué es lo que tengo que hacer para que ésto cambie y cómo disfrutar un poco más del día a día y en ello estoy. Os digo que pasa por organizar, DELEGAR, simplificar, no ser tan exigente conmigo misma, buscar momentos de tiempo para mi y mi señor marido al margen de los niños, cuidarme, si, cuidarME.

Como os digo en ello estoy, buscando el buen rollismo, la alegría y la energía perdida por estos mundos de la conciliación…

Y como dijo Jonathan Swift:  ¡Ojalá vivas todos los días de tu vida! . No os creáis que se mucho de frases, lo pone en mi agenda de Mr.Wonderful ;))

p.d. ya funcionan los comentarios!!!!!!

Feliz miércoles!

Cristina

 

21 pensamientos en “Confesiones de la vuelta al cole

  1. Esther

    Te entiendo tanto Cristina!!! Yo también tengo la sensación de gritar, gritar y gritar…de que hago y otros deshacen, que ordeno y al minuto se desordena y es muy frustrante. Efectivamente tendremos que aprender todo es que dices, no es camino fácil pero se consigue (alguna vez lo he conseguido) pero luego lo importante es mantenerlo y seguir “mimandonos” cueste lo que cueste. Un beso y que la fuerza te acompañe.

    Responder
  2. Carol

    Yo tambien te entiendo y me siento muy identificada contigo en muchas cosas, en vacaciones no pego casi gritos, pero no es lo mismo estar metida en le trajin del trabajo, corriendo a todos sitios, que nuestra paciencia se hace mas pequeña……pero a pesar de todo creo que lo hacemos bien, no????????? a mi me gusta tarbajar y creo que soy mejor madre trabajando y teniendo mi espacio pero claro me levanto a las 5.30 de la mañana pues a las 19.30 mi paciencia se ha agotado y ya todo me parece mal!!!!!!!!!! Sabes cual es uno de mis momentos favoritos y mas mios de todo el dia?????? cuando cojo el coche y voy conduciendo al tarbajo, me pondo mi muscia y esa media hora es mia, solo mia…..jajajajajajajaja! muchos besos y animo con al vuelta a la rutina, a mi tampoco me gusta!!!!!!!!!!!!!! Muchos besos!!!!!

    Responder
  3. Natalia

    Hola Cristina,
    Lo primero de todo es que te mando un abracito y mucho ánimo!
    A mí las rutinas me gustan, siempre me han gustado. Me ayudan a poner mi cabeza en orden. Considero que con los peques son fundamentales (aunque agotadoras), pero claro hablo desde la poca experiencia que me otorga ser madre de uno. Es que sois unas valientes!
    A mí lo que me viene genial es hacer un poco de yoga. Lo he practicado durante años y a tope durante el embarazo. Ahora ya no tengo tiempo de ir a clase porque cuando salgo del trabajo prefiero estar con el polluelo. Pero siempre busco algún rato en casa para hacer unos estiramientos. Casi siempre lo hago a hurtadillas antes de irme a la ducha, diciendo: hoy va a ser ducha larga chicos… Y ahí saco al menos 10 minutos para mí.
    Si te animas y quieres que te cuente los 3 básicos me dices!
    Un beso
    Natalia
    pd. Yo también odio el invierno aunque últimamente me estoy esforzando en ver y disfrutar de lo bueno de cada estación. Pero es que soy un lagarto, qué le vamos a hacer….
    pd2. Vaya parrafada te he soltado desde el metro #vivalaconciliación

    Responder
    1. yellowmandarin Autor

      Gracias Natalia! Hoy justo he estado mirando para apuntarme a yoga o algo para relajarme! Me vendrían genial los tres básicos que dices!
      Muchas gracias!!!

      Responder
  4. Aroa

    La rutina es la bestia negra de la vida de la mayoría de la gente pero lo importante es intentar aunque sea de vez en cuando salir de ella. Es fácil proponérselo y difícil salir de ahí pero los propósitos ahí están y con fuerza de voluntad un poco es un mucho.
    Animo, seguro que encuentras la manera de hacerlo! Un abrazo

    Responder
  5. María

    No sé si lo habréis leído, yo ahora estoy disfrutando mucho de él y espero tardar en acabarlo. Las gafas de la felicidad de Rafael Santandreu, me encanta! Espero que me dure su “buenrollismo” MUUUUUUUCHO tiempo!

    Un beso muy muy fuerte!!!

    Responder
  6. Tiby Fuentes Herrera

    Ay la rutina. Y nosotras. ¿Por qué será que la rutina -aparentemente- sólo se enfoca en nosotras? Jamás he escuchado a un hombre quejarse por ello, con tal de sentarse a ver un partido de fútbol todo está bien.

    Chicas, tenemos que negarnos. Tenemos que intentar por todos los medios no amargarnos la vida. No sé cuál sea la forma. Pero tenemos que conseguirlo.

    Un abrazo, Cristina.

    Responder
  7. Silvia de cenasadivina

    Ay Cris! hemos hablado de esto infinidad de veces, para mi es esencial alguien que nos eche una mano de las buenas! ayer imaginaba mi vida sin esa mano amiga que hace que pueda desdoblarme para llegar a todo y sería muy difícil.. a mi me da la vida, la alegría y la salud. Me permite estar tranquila, disfrutar de tiempo de calidad con mis hijos y ratos “de novios” con mi marido… un lujo que quitándonos de otras cosas nos podemos permitir… mis hijos duermen más, comen en casa y salen a la hora normal del cole y casi siempre les recogemos nosotros o llegamos enseguida… y aun con todo tengo malos días.. somos humanas! Por tu post se que sabes el secreto de cómo conseguir disfrutar más de la rutina! ven ponlo en practica, yo te sigo!
    Un beso fuerte!!!

    Responder
  8. Nuria

    Ay!!! Si yo solo tengo uno y me siento como tú!
    Yo a veces también me pongo como una hydra y Alvaro dice que parezco un monstruo que le da miedo. El día de la madre, el Papa publicó una oración que tengo puesta en la cabecera de la cama. A mi me ayuda…
    Ayúdame Señor
    A comprender a mi hijo, a escuchar pacientemente lo que quiere decirme y a responderle todas sus preguntas con amabilidad.
    Evítame que le interrumpa, que le dispute o contradiga. Hazme cortés con él, para que él sea conmigo de igual manera.
    Dame el valor de confesar mis errores y pedirle perdón cuando comprenda que he cometido una falta.
    Impídeme que lastime los sentimientos de mi hijo.
    Prohíbeme que me ría de sus errores o que recurra a la afrenta y a la burla como castigo.
    No me permitas que induzca a mi hijo a mentir o a robar.
    Guíame hora tras hora para que confirme, por lo que digo y hago, que la honestidad es fuente de felicidad.
    Modera, te ruego, la maldad en mí.
    Evítame que le incomode y cuando esté malhumorada, ayúdame, Dios mío, a callarme.
    Hazme ciega ante los pequeños errores de mi hijo y auxíliame a ver las cosas buenas que hace.
    Ayúdame a tratar a mi hijo como niño de su edad y no me permitas exigirle el juicio y convicciones de los adultos.
    Facúltame para no robarle la oportunidad de confiar en sí mismo, pensar, escoger o tomar decisiones.
    Oponte a que le castigue para satisfacer mi egoísmo.
    Socórreme, para concederle todos los deseos que sean razonables, y apóyame, para tener el valor de negarle las comodidades que yo comprendo que le harán daño.
    Hazme justa y ecuánime, considerada y sociable para con mi hijo, de tal manera que él sienta todo mi amor.
    Amén.

    Responder
  9. Pingback: Cómo llevar la rutina: ¡Hay que negarse! | Simpletybs

  10. carmen

    Cristina:

    Acabo de llegar al despacho me he puesto a revisar el correo y he visto tu blog, Me siento tan identificada¡¡¡, hoy justo cuando he dejado a las niñas, le comentaba a un papá que tengo sensación de llevar ya cuatro meses en el trabajo y en la voragine de colegios……me siento YA muy cansada, agotada y acabamos de empezar.

    Ayer por la tarde además perdí los nervios con una de las niñas, y me he pasado toda la noche culpandome, esta mañana cuando desayunaba le he pedido perdón…ha sido una escena como de la casa de la pradera porque cuando se lo he dicho, se le han llenado los ojos de lagrimas, y me ha dado un abrazo maravilloso,,,,,,,,,,y yo me he sentido como si volara y me he perdonado también a mi misma.

    Creo que eso es importante, yo me exijo mucho y también NO se delegar, me he propueso para desestresar ser más indulgente conmigo misma y menos exigente, reirme más, dar más gracias, cuidarme más y dejar por fin, aunque lloriqueen un poco las niñas, que la señora que nos ayuda en casa, las lleve al cole, porque siempre encuentro motivos para no hacerlo y si lo digo en público no me puedo echar para atrás otra vez….JE.

    Y también quiero prometer que NO me voy a quejar más (bueno lo voy a intentar…), porque esta familia es lo que siempre he querido, y voy a empezar a pedir ayuda cuando lo necesite y no cargar como una burra con todo, para luego estar diciendole al pobre marido cada dos por tres,..NO PUEDO MAS, ESTOY AGOTADA….

    En fin creo que todas estamos igual, y es importante decirlo al menos eso, nos descansa un poco……….

    Responder
    1. yellowmandarin Autor

      Carmen, muchas gracias por tu comentario! Es verdad que muchas estamos igual, agitadas, estresadas… tenemos que respirar hondo e intentar relajarnos y disfrutar de lo maravillos que tenemos. DELEGAR, que tanto nos cuesta y cuidarnos un poco a nosotras también. Ganaremos mucho en calidad de vida.
      Un beso fuerte
      Cristina

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *