Nov
08
2016

Una foodie en Roma




Una foodie en Roma 2
Hace unas semanas estuve de escapada de pareja en Roma (ya os conté mi historia con la sopa minestrone). Nos apetecía mucho este viaje porque mi marido no había estado nunca en esta ciudad y yo, la última vez que estuve, fue hace unos veinte años.

Nos planteamos el viaje muy relajado ( si por relajado se entiende patear unos 20 km al día) Nos apetecía  disfrutar y callejear mucho la ciudad, descubrir rincones, comer como los romanos y además de ver arte, que también, dedicarnos a disfrutar de su ambiente y su encanto.

Ya sabéis mi pasión por la cocina y la gastronomía en general, así que a este viaje llevaba las expectativas bastante altas, pero más que descubrir los últimos restaurantes de moda, lo que nos apetecía era callejear, ir a mercados, comprar comida para comer mientras paseábamos y probar todo lo que pudiese en cuatro días ( menos mal que los 20 km compensaban ;))

Os dejo mis recomendaciones, sitios sencillos, en los que encontramos sobre todo gente local y con comida deliciosa!!! Porque en Roma hay mucho más que pasta y pizza ( que también está deliciosa por supuesto)Una foodie en Roma 4

Campo di Fiori

En Campo di Fiori ponen todas las mañanas un mercado, que aunque bastante turístico, tiene cosas interesantes. Puntarelle ( una verdura bastante amarga que usan en ensalada con anchoas y aceite), flores de calabacín ( fiori di zucca) frutas y verduras de la zona, quesos y todo tipo de recuerdos culinarios de dudoso gusto.  En la plaza hay dos sitios que me parecieron muy interesantes:

En una de las esquinas de la plaza esta la “Salsamentería Ruggeri” tipo tienda de delicatessen con embutidos al corte, quesos, vinos, salazones… También preparan bocadillos al gusto muy buenos. Probamos una mozzarella ahumada muy, muy rica!

Una foodie en Roma 6

En la misma plaza ( cerca de un edificio con la palabra carbonara escrita en la fachada) está el Forno di Campo Di FioriPara comer una ” pizza roja” masa de pizza con salsa de tomate. La cortan del tamaño que quieras y te la venden a peso. Para comer entre horas si te entra el hambre. También pizzas al corte y todo tipo de panes y dulces. Me gustó porque a pesar de estar en un sitio turístico, casi todos los compradores eran locales, desde un policía hasta un cura. Lo bueno es que desde fuera ves el obrador y cómo hacen las masas y hornean sus productos.

Una foodie en Roma 7

Y aunque sea un poco de “turista” nos encantó tomarnos un Aperol Spritz viendo como anochecía, porque en Roma, el aperitivo por lo visto se toma antes de la cena!

Una foodie en Roma 8

Uno de los descubrimientos culinarios de Roma fue la Pizza Bianca con mortadela de Bolonia. Es un pan tipo pizza con aceite de oliva, muy fino que abren por la mitad y rellenan de mortadela, de Bolonia y riquísima ( no el típico fiambre con aceitunas que entendemos aquí por mortadela) La cortan al peso y te la preparan con el relleno que quieras ( muy típico también rellenarla con un embutido de careta de cerdo que sorprendentemente estaba buenísimo)

Las comimos en dos sitios:

Antico Forno Urbani– ( Piazza Costaguti 31) Lo recomendaban en la guía Lonely Planet y cuando fuimos a ver la zona judía del Guetto aprovechamos para hacer una paradita. Es una especie de panadería y tienda de ultramarinos ( no tiene sitio para sentarse) pero está fenomenal para que te lo preparen e irte a comer a la orilla del Tiber o sentarte en alguna plaza y ver pasar a la gente. Geniales también los fritos de bacalao y las flores de calabacín rellenas de mozarella y anchoas.

Pizza bianca

Cerca del Vaticano nos pusimos a callejear hacia el barrio de Prati en busca de algún sitio para tomar algo. Entramos en la Calle Borgo Pio ( llena de restaurantes y sitios ideales, por cierto) pero nos llamó la atención un horno con un cartel de ” Pane e pizza” en el que no paraba de entrar gente del barrio. Allí nos sentamos a compartir esta pizza bianca de careta de cerdo con una cerveza. Esto te da energías para seguir recorriendo la ciudad. ( Pio Borgo 158) Sitio con cero encanto pero auténtico!

Una foodie en Roma 10Una foodie en Roma 11

iUna foodie en Roma 5

El día que visitamos el Coliseo ( espectacular) casualmente encontramos un callejón con un pizzería de la que no esperábamos gran cosa. Me sorprendió gratamente descubrir en su carta un montón de pizzas biancas ( en este caso solo la masa y queso con los ingredientes que se eligiesen o unas pizzas rossas (ya con tomate también). Elegí una bianca con flores de calabacín y anchoas que estaba deliciosa. La masa hecha en horno de leña, fina y crujiente… No creo que el sitio aparezca en ninguna guía culinaria pero para mi fue la mejor pizza que comí en Roma. El sitio se llama Pizzeria Alle Carrete ( Vicolo selle Carrete 12/Via della Madonna Dei Monti 95).

Muy cerca, en el barrio de Monti ( bohemio y elegante) encontramos un sitio para tomar los dulces típicos italianos, los canolli ( unos canutillos de masa enrollada rellenos de crema de ricotta con pistachos y frutas glaseadas en el exterior). Los rellenan a tu gusto y añaden los toppings) Muy ricos pero desde luego para compartir. Los probamos en Ciuri, ciuri ( Via Leonina 18)

Una foodie en Roma 12

Y no nos podíamos olvidar del barrio por excelencia para salir a cenar. El Trastevere, muy cerca de nuestro hotel y donde cenamos cada día.

Hay infinidad de restaurantes pero nosotros probamos en Carlo Menta (Via de la Lungaretta 101) de los mejores carbonara que he probado nunca, la receta autentica no lleva nata, sólo huevo y panceta y como mucho un poco de parmesano, pero está llena de sabor y estaban deliciosos. Podéis probar allí también la sopa minestrone o sopas con garbanzos o judías.

Muy típico y que podéis encontrar también en casi todos los restaurantes de la zona son las alcachofas fritas, la pasta caccio e peppe ( típica receta romana de espagueti con queso pecorino y pimienta negra), la panacotta ( flan de nata que suelen acompañar de frutos rojos). Creo que en esta zona es mejor callejear y dejarte llevar por lo que más te apetezca. Muy típico también para tomar un “aperitivo” antes de cenar.

Una foodie en Roma 13

Una foodie en Roma 14

Y tema aparte son los helados, que encontrarás en casi cada rincón de Roma. Nuestros preferidos:

FataMorgana: Hay varios por la ciudad, nosotros probamos el del Trastevere. Helados super naturales, con sabores originales y lo mejor, aptos para intolerantes porque los tienen sin leche, sin huevo… Mi elección fue aguacate, lima y vino blanco combinado con piña con jengibre, suena raro pero estaba muy bueno!

Una foodie en Roma

Otra que os recomiendo fue la Heladería del teatro, también con varias en Roma: Manzanas con canela, romero, miel y limón, lavanda… sabores originales y super cremosos. Muy recomendable. Una foodie en Roma 15

Me dejo en la recamara tiendas, restaurantes, cafeterías y demás,  pero lo mejor es que los descubras por ti mismo! Roma es una ciudad impresionante llena de rincones para descubrir. Pero lo mejor es que, como un romano más, cojas tu vespa y te aventures a recorrer la ciudad en busca de sus tesoros gastronómicos!! Arrivederci Roma!!

Una foodie en Roma 16

pd. Cuidado porque conducen como locos!!!

pd. Si os apetece en estos post os hablo de Oporto  y de Londres.

Feliz Martes!

Nov
04
2016

5 trucos para enseñar a nuestros hijos el significado del dinero




Instituto Aviva 1

Según van creciendo mis hijos, ya empiezan a darse cuenta de la necesidad del dinero en nuestra vida diaria. A la pequeña le encanta tener “muchos dineros” pero Nico e Inés ya son algo más conscientes y me preguntan cuánto cuesta cada cosa o qué tienen que hacer para tener dinero y comprarse alguna golosina.

Por eso me parece importante, desde pequeños, empezar a inculcarles nociones sobre el dinero, su utilidad, su valor y sobre todo, cómo administrarlo correctamente.

Como madre, quiero enseñarles el valor de las cosas. Que entiendan que el dinero se gana a través de un trabajo y que todo se consigue con esfuerzo y que aprendan a valorar lo que tienen. Creo que la mejor forma de que lo aprendan es verlo en nosotros, dando ejemplo. Que sepan lo importante del ahorro para poder hacer frente a imprevistos y a veces es difícil hacerles entender por qué no les compras un juguete o una chuche si tienes el dinero para ello en la cartera. Mis padres me inculcaron el valor del esfuerzo y del ahorro y yo intento hacer lo mismo con mis hijos.

Instituto Aviva 2Instituto Aviva 3Instituto Aviva 4

En casa hemos puesto en práctica unos trucos para que les resulte más fácil y natural todo este aprendizaje:

  • Acompañarme a la compra: Así poco a poco van siendo conscientes de lo que cuesta llenar la despensa y que no siempre se puede comprar todo lo que queremos, si no lo que necesitamos de verdad. Que aprendan a distinguir entre gastos necesarios y “caprichos” Aunque a veces me sacan alguna cosita que no estaba en la lista!!
  • Uso de la hucha: De esta forma les ayudamos a crear un hábito de ahorro. Su abuela les regaló a cada uno una hucha y de vez en cuando les doy alguna moneda (aún son pequeños para tener paga) si me han ayudado a hacer alguna tarea o se han portado especialmente bien y suelen echarla en su hucha. El ver que se va llenando y que pueden comprarse algo que les apetezca les encanta, ¡aunque están deseando abrirlas ya a ver cuánto han conseguido ahorrar!
  • A través de juegos: Coincidiendo con el día del ahorro, hemos aprovechado para descargarnos una nueva App llamada ” Mi dinero y yo” del Instituto Aviva (podéis descargarla en la App store o en Google Play) En ella a través de las historias de Daniel y Lucía, los niños van aprendiendo situaciones en las que interviene el dinero, los principios del ahorro, cómo ser responsables en el consumo. Para los niños es una forma muy divertida de fomentar el aprendizaje financiero de una forma interactiva y entretenida. Estos días lo hemos estado probando y qué divertido! Os animo a descargároslo para usarlo con vuestros peques, os gustará.
  • Ser solidario: Me gusta que sean conscientes de lo afortunados que son y de lo importante que es compartir con otras personas no tan favorecidas Por eso, ellos saben que no tienen que malgastar lo que tenemos y que del dinero que van ahorrando tienen que compartir un poco con los más desfavorecidos. Solemos colaborar con una ONG del colegio de los niños que tiene proyectos educativos en Bolivia.
  • Crear una pequeña meta de ahorro: Cada uno tiene un pequeño capricho que les aparece tener (que cuesten poco dinero para que les sea fácil alcanzar el objetivo) Por eso, van echando las monedas que les dan los abuelos, alguna que les doy yo o lo que les ha traído el ratoncito Pérez en su hucha para ir juntando la cantidad necesaria para poder comprarlo. Esto les enseña el valor del ahorro y del esfuerzo y no hay nada que les guste más que decir que “ se lo han comprado con su dinero”

Y vosotros, cómo os planteáis empezar a enseñarles a vuestros hijos algo de educación financiera?

Oct
28
2016

Historia de una sopa minestrone




Sopa minestrone1

Esta sopa minestrone tiene toda una historia detrás, si os cuento que se vino directa desde Roma en mi equipaje de mano y oliendo a coliflor seguro que no me creéis… pero empecemos desde el principio.

Hace unos dias tuve la suerte de irme de escapada de pareja a Roma. Volví después de veinte años ( la última vez que estuve llevaba hombreras y un pañuelo de snoopy a modo de diadema) y la verdad es que lo disfrutamos muchísimo. Ademas de patearnos todo Roma y disfrutar de todo su arte, para nosotros una gran parte del viaje era disfrutar de la gastronomía local.

Visitar mercados me vuelve loca, conocer los productos típicos de cada lugar. Ver cómo compra la gente y qué tipo de cocina hacen me apasiona. Así que entre nuestra lista de imprescindibles había varios mercados de Roma.

Cerca de nuestro hotel teníamos la plaza de Campo di Fiori y aunque estaba bastante destinado a turistas, había varios puestos de frutas y verduras llenos de encanto y de productos típicos de la zona.

Sopa minestrone2

En varios de ellos tenían mezclas de verduras frescas para hacer sopa minestrone.
La sopa minestrone es una sopa de verduras típicamente italiana que se cocina con las verduras de temporada. Suelen añadirle judías blancas, pasta o arroz. Para esta sopa no existe una receta fija, se le puede añadir carne, tocino o jamón y suelen echarle queso parmesano por encima.

Yo había tomado la sopa en más de una ocasión, me encanta y de repente me encontré comprádole un kilo de verduras troceadas a una típica nonna (abuela) italiana. En la mezcla había trozos de col, zanahoria, romanescu, coliflor, calabaza, apio, puerro, patata, cavolo nero ( una col oscura tipo Kale) judías pintas y alguna que otra verdura más. Cuando vi lo que abultaba aquello empecé a pensar en cómo iba a llevar eso en mi mini maleta… ( ya había comprado alguna que otra delicatessen italiana)

Al final meti la bolsa de las verduras dentro de mi bolso y allí fue todo el viaje en la cabina aromatizándonos a todos con el olor a coliflor y verduras.

Sopa minestrone 4

Sopa minestrone 3

Al dia siguiente la cociné en casa y la verdad es que mereció la pena traerlo desde Roma, estaba exquisita.

Sopa minestrone 6

SOPA MINESTRONE ( ingredientes un poco a ojo cortados pequeñito)

  • Col, calabacín, apio, zanahoria, espinacas, puerro, patata, brócoli, cebolla… y/o cualquier verdura que tengáis a mano.
  • Un bote de judias blancas ( ya vienen algo cocinadas).
  • Una lata grande de tomate al natural entero.
  • Caldo vegetal.
  • Sal y pimienta.
  • Aceite de oliva virgen extra.

sopa minestrone 8

Cómo se hace:

  • Cortar la verdura en trozos pequeños y rehogar en una olla con aceite de oliva.
  • Añadir las judias blancas.
  • Cortar en trozos pequeños los tomates enteros al natural y añadir.
  • Verter en la olla también el liquido de la lata de tomate.
  • Echar caldo vegetal hasta cubrir las verduras.
  • Salpimentar.
  • Cocer en olla rápida unos 20/25 min a fuego medio.
  • Servir espolvoreando queso parmesano por encima o acompañar con tostadas de queso gratinado.

sopa minestrone 7

Tips: Si queréís un plato más completo ( o un plato único) podéis añadirle trocitos de bacon tostado, de salchicas frescas o taquitos de jamón.

Si queréis disfrutar de un pedacito de Roma en el plato más allá de la pasta y de la pizza no podéis dejar de probarla. Os gustará!!.

p.d. Y vosotros, qué es lo más raro que os habéis traído en un avión??

Sep
22
2016

Aprender a cocinar: Una escuela para los niños




cocina con niños

El otro día, a raíz de esta foto en instagram, mi amiga María, me decía que le interesaría saber cómo había ido introduciendo a mis hijos en el tema de la cocina y me sugirió este post. Así que os cuento mi experiencia por si os ayuda.

En mi caso, ir enseñándoles a cocinar ha ido surgiendo de manera natural. Siempre he pensado que la cocina es una escuela para los niños y sabéis que es un tema que me apasiona y que mis hijos han vivido desde pequeños, así que no nos costó mucho esfuerzo.

Para mi, dejarles experimentar y aprender en la cocina es parte de su educación, creo que los niños no sólo deben aprender lo que se les enseña en el cole, sino que debemos prepararles para la vida y saber cocinar, es algo necesario en el día a día.

Es una oportunidad para que aprendan a comer sano, casero y que cojan buenos hábitos alimenticios. Que conozcan los alimentos, cómo cocinarlos, qué necesita nuestro cuerpo para estar sano.

Me gusta involucrarles en todo el proceso, Inés con 8 años me ayuda a escribir la lista de la compra. Los pequeños sugieren algunos platos ( les dejo elegir uno o dos, si no por ellos comeríamos siempre macarrones…) y juntos preparamos lo que serán las cenas semanales intentando que sean conscientes de que tenemos que comer un poco de todo.

Acompañarme al mercado y al super les encanta. En el mercado van explorando lo que hay en cada puesto ( y yo intento concienciarles de la compra en pequeño comercio, al tendero de siempre que nos aconseja sobre productos) y en el supermercado les encargo pequeñas “misiones” : uno busca la leche, la otra el arroz. Les encanta ir llenando el carro.

Cocinando trabajamos la planificación,la independencia, la creatividad, el orden, la paciencia, la motivación,las matemáticas (pesar, medir, contar el tiempo) también la responsabilidad, la limpieza, la precaución… creo que es una actividad bastante completa, no?

Una vez hecho todo este proceso les pongo a cada uno una tarea específica adaptada a sus capacidades. Así evitaremos peleas y cada uno podrá aportar según su edad.

Processed with VSCO with hb1 preset

Los más pequeños nos podrán ayudar a lavar los alimentos, a trocear lechuga con las manos, a amasar, a echar azúcar en una receta, a pelar guisantes… tareas sencillas en las que puedan ayudarnos sin problemas.

A partir de 4/5 años ya pueden cascar y batir huevos, mezclar ingredientes, cortar alimentos blandos con un cuchillo de punta roma, a medir ingredientes, untar mantequilla, aliñar una ensalada. Pueden ayudarnos a hacer huevos rellenos, empanadillas, a empanar pollo o a hacer un bizcocho.

Siempre depende del niño, pero si os sirve de orientación, a Inés le dejé hacer su primera tortilla francesa ( usando la placa de inducción ella sola bajo mi supervisión, por supuesto) con 7 años. Ella cascó y batió los huevos, encendió la inducción, echó el aceite en la sartén hizo la tortilla… ella sola. Me daba miedo pero lo hizo genial. Pueden hacerlo mucho mejor de lo que pensamos, con un poco de guía y supervisión son capaces de cocinar platos sencillos casi solos.

Los niños un poco más mayores (a partir de 7/8 años) pueden involucrarse en la planificación y desarrollar un plato con muy poca ayuda. La supervisión es la clave, pero debemos dejar que experimenten y vayan aprendiendo por si solos.

Pueden seguir una receta sencilla, buscar ingredientes en el armario y nevera, usar un pelador, usar el microondas, abrir latas.

Con ellos podemos hacer (con algo de ayuda) calabacines rellenos, huevos pasados por agua, salsas para pasta, masa de bollería, cremas de verduras, pizzas, postres sencillos como gelatinas o brochetas de frutas.

A partir de 12 años (esto es orientativo, evidentemente siempre depende del niño) ya son capaces de preparar un plato de forma independiente. Siguen recetas más complejas y tienen capacidad de improvisación y están interesados en diferentes texturas y sabores.

Podemos probar con un guiso de lentejas, un plato de pasta, freir un filete, pollo o pescado al horno.

Por supuesto, todo depende del niño y de su interés y capacidades. Para los padres es un ejercicio tremendo de paciencia. No podemos pretender que lo hagan como nosotros, se mancharán, se les caerán las cosas e igual se les quema algo…pero no les exijamos demasiado, con la práctica se irán haciendo más cuidadosos y lo irán haciendo mejor.

En nuestra casa las recetas que siempre funcionan para hacer con ellos ( 8, 5 y 3 años) son:

Huevos rellenos, empanadillas de atún, bizcocho de zanahoria, calabacines rellenos, pescado al horno, empanar pollo, enharinar boquerones, hacer albóndigas, trocear verduras para puré, batir huevos, tortillas al gusto, tortitas, rallar tomate para tostadas, ensaladas… poco a poco vamos probando recetas nuevas.

Desde aqui os animo a que les dejéis entrar en la cocina, les pongáis un delantal y les permitáis disfrutar con vosotros. Ya veréis cómo os sorprenden!!!

Feliz semana y me encantaría que me contáseis si os animáis y qué tal la experiencia!!!

p.d. os dejo esta GUIA DE HABILIDADES SEGUN LA EDAD. Está en inglés pero igual os sirve de orientación a la hora de encomendarles una tarea.

fivbxidqs2rhwhswcpix